viernes, 26 de abril de 2013

El tiempo que me prestes



El tiempo. Ese tema tan manido no por ser tema sino realidad ineludible.
El de los minutos incesantes.
El amigo y compañero constante que se hace enemigo cuando más lo necesitas.
El que comienza, el que se fue y el que nos queda.
Impertérrito avanza abriendo caminos, nublando esperanzas, cosechando lecciones, convirtiendo el todo en nada.
Dejando atrás nombres, caras y experiencias destinadas al olvido.

Y aun con todo...
Es el mismo tiempo que detienes con tus labios, rayando lo imposible le miras cuando me miras y enmudece . Cuando anochece y nuestros cuerpos se juntan se estremece y piensa que ha perdido la batalla de este día y, a su pesar, todos los que tu me prestes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario